Archivo de la categoría: indemnizar un despido

La indemnización obligatoria en caso de despido

Que hacer ante un despido sin motivosSi le despiden ¿se puede pedir que sea improcedente por represalias? a mi me despidieron estando por arte medico psiquiatrico ( extress laboral) y no quieren ahora hacerse cargo, yo trabaje 2 años y 3 meses, queria saber cuanto es lo aproximado que em corresponde, mi sueldo antiguedad. Mi duda es que he leido que si de despido objetivo pasa a ser despido improcedente, dictado por un juez, al ser un contrato indefinido?, solo tengo derecho a 33 dias y no a 45. La opción por la indemnización determinará la extinción del contrato de trabajo, que se entenderá producida en la fecha del cese efectivo en el trabajo. Ley 35/2006 de 28 noviembre 2006 Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio.

Compórtate amable y razonablemente y no te dejes llevar por las emociones. Abstente de cualquier comportamiento vengativo antes, durante o después de las negociaciones. Si usted no firma la declaración, su patrón no le dará su indemnización por despedido. Por lo tanto, esa distinción nos hace pensar que las indemnizaciones previstas por cese se corresponden con otras indemnizaciones diferentes a las de despido. Llegados a este punto deberíamos plantearnos la siguiente cuestión ¿a qué indemnizaciones por cese se está refiriéndose la Ley IRPF? Descartadas las indemnizaciones por despido y sin tener cabida los supuestos de dimisión y desistimiento, la únicas indemnizaciones de carácter obligatorio que podrían derivarse de lo previsto en el ET, serán las derivadas de la expiración del tiempo convenido o realización de la obra o servicio objeto del contrato.

Pues bien, la indemnización por expiración del tiempo convenido, en los contratos de duración determinada, es una indemnización establecida de carácter obligatorio en las que el trabajador tendrá derecho a percibir una indemnización equivalente a 12 días de salario por cada año de servicio, o la establecida, en su caso, en la normativa específica que sea de aplicación por la extinción de su contrato de trabajo. Ahora bien, ¿tendría cabida la indemnización por fin de contrato a la exención prevista para el «cese» por la Ley 35/2006 del IRPF? Pues a este respecto se ha pronunciado en innumerables ocasiones la Dirección General de Tributos (entre otras las consultas vinculantes: considerando que no estamos ante un supuesto de exención previsto por la Ley IRPF.

De esta manera, la DGT ha venido pronunciándose, desde hace años, considerando que la indemnización percibida en los supuestos de extinción del contrato de trabajo de duración determinada es una indemnización por causa distinta a los despidos o ceses no siendo, por tanto, aplicable la exención. Estamos, al menos eso parece desde un punto de vista fiscal, en una renta de carácter irregular o, lo que es lo mismo, de una renta sobre la que debería aplicarse la exención de tributación del 40% del total de la indemnización percibida en las condiciones en que se ha establecido deben ser sometidas a retenciones.

¿Efectivamente la Agencia Tributaria coincide en esta lectura y, por tanto, el trabajador podrá aplicarse dicha exención fiscal a la hora de tributar en su declaración de la renta por la indemnización percibida? ¿Debe, por tanto, realizarse retenciones sólo sobre el 60% de la indemnización abonada al trabajador en lugar de sobre el 100% de la cuantía que se abone en el finiquito por ese concepto? ¿ La legislación fiscal en materia de rentas irregulares del trabajo es aplicable, por tanto, a este tipo de indemnizaciones sometidas a retención?

No parece que el legislador haya tenido muy presente todas estas cuestiones de orden y garantía a la hora de que tanto empresas como trabajadores puedan liquidar este tipo de indemnizaciones con la tranquilidad suficiente para ambas partes, Y afirmo esto dado que, según sea el criterio a aplicar para el trabajador puede suponer una mayor carga fiscal, tal vez innecesaria si acaso la exención por renta irregular es aplicable a este tipo de casos; como para el empresario que actúa como retenedor del impuesto, que si aplica la exención de retenciones indebidamente puede verse más adelante con el problema de ser requerido por la Agencia Tributaria por haber aplicado mal las retenciones al trabajador que ha despedido).

Sin duda tendremos que estar muy pendientes del criterio que termine por aplicarse dado que la trascendencia de las retenciones a aplicar variarán muchísimo en uno u otro caso. Mientras tanto, a empresas y profesionales sólo nos resta aplicar un criterio de prudencia para salvaguardar los intereses presentes y futuros de nuestros clientes cuando quiera que se sustancie un despido en el que sean exigible esta novedad legislativa sobre retenciones en indemnizaciones por despido. entraron en vigor las modificaciones operadas por el Real Decreto-ley 16/2013, de 20 de diciembre, de medidas para favorecer la contratación estable y mejorar la empleabilidad de los trabajadores.

Dicha disposición normativa, de conformidad con lo que indicábamos, sentó las bases de una profunda modificación del apartado segundo del artículo 109 de la Ley General de la Seguridad Social, por medio de la cual se redujeron las exclusiones de los conceptos que no tendrán que ser tenidos en cuenta a la hora de determinar la base de cotización a la Seguridad Social. En este caso se deberá presentar demanda, aunque no se haya realizado el acto de conciliación.

El acto de conciliación tiene como finalidad evitar el proceso judicial, dando una oportunidad a la empresa para que negocie con el trabajador y se avenga a sus peticiones. Indemnizaciones por despido improcedente. Fijándose en conciliación, o posteriormente en la propia sentencia judicial, la indemnización exenta. Así lo entiende, inlcuso, la Agencia Tributaria (AEAT) en su página web: Modificaciones tributarias introducidas por la Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral Para las indemnizaciones derivadas de despidos colectivos, se eliminan las referencias en la Ley de IRPF a la aprobación del expediente de regulación de empleo por la autoridad competente, ya que, tras la reforma laboral, cuando se trate de despidos colectivos por causas económicas, técnicas, organizativas, de producción los ERE no precisan aprobación por la Autoridad Laboral por lo que, en los supuestos de despidos colectivos u objetivos por las causas mencionadas o por fuerza mayor, queda exenta la parte de indemnización percibida siempre que no supere los límites establecidos con carácter obligatorio en el ET para el despido improcedente.